chistes

Últimamente mi padre me envía una tanda de correos graciosos los viernes, y como mi bandeja de entrada tiende al infinito, pues los leo los sábados.

Hay uno que me ha hecho especial gracia, y es el que adjunto, espero que os guste:

Una señora desagradable, fea, ácida, con mala hostia, cara rencorosa entra en una tienda con sus dos niños.
Les grita, insulta, regaña,estruja y tironea sin parar.
El encargado de la recepción se dirige amablemente a ella y le dice:
– ¡Buenos días señora, bienvenida a nuestra tienda! Tiene usted dos hermosos niños, ¿son gemelos?
La malvada señora deja un momento de gritar y con una mirada entre agria y burlona responde al encargado:
– ¡Por supuesto que no! El mayor tiene 9 años y el otro 7. ¿De dónde coño saca usted que podrían ser gemelos? ¿Es usted ciego o estúpido?
Responde el encargado:
-No señora, no soy ciego, ni estúpido… ¡simplemente no puedo creer que a Usted se la hayan follado dos veces!

La prueba de la bañera

Durante una visita a un Instituto Psiquiátrico, uno de los visitantes le preguntó al Director, qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser Internado.

Ayuda psiquiatrica

– ‘Bueno’, dijo el Director, ‘hacemos la prueba siguiente: llenamos completamente una bañera, luego le ofrecemos al paciente una cucharita, una taza y un cubo y le pedimos que vacíe la bañera. En función de cómo vacíe la bañera, sabemos si hay que internarlo o no’.

-Ah, entiendo- dijo el visitante. – Una persona normal usaría el cubo porque es más grande que la cucharita y la taza.

-No -dijo el Director, ‘una persona normal sacaría el tapón’. Usted ¿qué prefiere: una habitación con o sin vista al jardín?